Educación para la ciudadanía DIGITAL PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Bits-ESPIRAL   
Friday, 02 de November de 2007

Educación para la ciudadanía DIGITAL


Por Charo Fernández

La incorporación efectiva de las TICs en el aula llevada a cabo por muchos docentes está poniendo de manifiesto la necesidad de incorporar en el currículum aquellas normas básicas que aseguren el buen comportamiento de nuestros alumnos y alumnas en la red.

Educar.

(Del lat. educāre).

1. tr. Dirigir, encaminar, doctrinar.

2. tr. Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. Educar la inteligencia, la voluntad.

3. tr. Desarrollar las fuerzas físicas por medio del ejercicio, haciéndolas más aptas para su fin.

4. tr. Perfeccionar, afinar los sentidos. Educar el gusto.

5. tr. Enseñar los buenos usos de urbanidad y cortesía.

Real Academia Española

Uno de los principales objetivos de la escuela es educar. En ella, nuestros hijos aprenden normas de comportamiento básicas y un conjunto de habilidades sociales que se complementan de manera natural con las aprendidas en el entorno familiar.

Respetar a los otros, trabajar en grupo, comportarse correctamente en el aula, cuidar el material y las zonas comunes, y una larga lista de comportamientos, actitudes y valores se trabajan en las aulas desde infantil hasta los grados superiores. En esta tarea está involucrado todo el personal docente: todos aportamos nuestro granito de arena para conseguir que nuestros chicos se conviertan en buenos ciudadanos.

Por otro lado, estamos en un momento en el que la preocupación de la escuela de hoy debe tener presente la incorporación efectiva de las TICs en el aula. Cada vez son más los profesores que van introduciendo estas prácticas en sus clases. Internet y la denominada Web 2.0 está consiguiendo que este acercamiento de las TICs al aula se pueda producir más fácilmente: herramientas de autor, blogs y wikis, entre otras han facilitado a los docentes centrarse en los contenidos más que en las propias herramientas.

Sin embargo, a medida que vamos acumulando experiencia en este nuevo terreno, aparecen necesidades que no se pueden dejar de lado: tenemos que enseñar a nuestros alumnos a comportarse correctamente en la red.

La accesibilidad de las TICs en el aula y el hogar está aumentando y la distancia entre vida real y virtual es cada vez menor. Sobre todo para nuestros "nativos digitales" como diría Prensky. (1)

Ante muchos de los problemas que surgen en esta dimensión no nos queda más remedio, a los docentes y padres, que no ignorarlos y darles respuesta.

Muchas voces se alzan exigiendo control, control en el acceso, programas de filtrado, moderación de las entradas, y una larga lista de restricciones. Sin embargo, más efectivo que el control es la educación: debemos educar a nuestros niños para que sean buenos ciudadanos digitales y sepan comportarse adecuadamente en todos los entornos, esto incluye, por supuesto, el virtual.

Código deontológico de la ciudadanía digital (o manual de normas básicas)

Debemos enseñar a nuestros alumnos y alumnas a: 

1. Ser honestos y respetuosos con el trabajo ajeno.

Supuesto 1.
El profesor de Literatura ha mandado un trabajo sobre la lectura del El árbol de la ciencia de Pío Baroja. Luís, uno de sus alumno, diligentemente se conecta a Internet cuando llega a casa, busca en "el rincón del vago" [http://buscador.rincondelvago.com/ ] y encuentra 123 resultados. No busca mucho, abre dos o tres referencias e imprime una. Después Luís se conecta al Messenger, visita la página de "Cálico electrónico" [http://www.calicoelectronico.com/ ] con la tranquilidad que da tener ya el trabajo realizado.

 

Image Hay una creciente preocupación entre los profesores por el uso indiscriminado del copy-paste o de la copia de trabajos de sitios en Internet como el rincón del vago. Antes, un alumno iba a la biblioteca y consultaba uno o varios libros para realizar su trabajo.

También es más fácil para un profesor saber si un trabajo es original o no: basta con poner alguna de las frases del trabajo en cualquier buscador y ¡voilà! lo encontró.
En realidad, hay que enseñar a los chicos a leer, analizar y escribir, es decir, exactamente lo mismo que antes. Pero aún hay más: hay que saber citar las fuentes usadas para el trabajo, analizar lo leído, resumir y elaborarlo comprensivamente. El alumno debe entender que detrás de cada página Web existe un autor, unos derechos y posiblemente unas licencias que hay que saber usar y respetar.

De igual manera, cuando el alumno entrega el trabajo en un formato digital y lo publica, debe decidir con qué criterios y permisos lo hace. La mejor manera de que los chicos entiendan este problema es invertir los papeles y hacerlos creadores de contenidos: seguro que no les gustaría verse plagiados, pero a muchos les agradaría ver que su trabajo es referenciado o citado en otro sitio.

2. Ser originales y creativos

Supuesto 2
María y Gema están trabajando con blogs en clase de informática. Deben realizar un periódico digital e informar de noticias que pasan en su comunidad. La profesora les ha explicado las normas que deben seguir para realizar el trabajo. Una de ellas es ser originales y redactar las noticias. Sin embargo, a María y Gema les parece una perdida de tiempo, total, ¿quién lo va a notar?, se van a uno de los periódicos nacionales en su formato digital y con ctrl.-C y ctrl.-V ya tienen "apañado" el trabajo de hoy. Por copiar han copiado hasta las fotos y los vínculos, pero así les ha quedado “de lo más profesional"

Image En la misma línea que el punto anterior hay que enseñar a los chicos a producir sus propios materiales. Por supuesto que se pueden usar y reelaborar los contenidos de otros autores y/o sitios presentes en la red, siempre que la licencia lo permita y citándolos de manera adecuada. Pero hay que conseguir que crucen la línea que separa a los espectadores de los actores: ¡tienen que ser los protagonistas!

Además, si lo conseguimos, podremos explotar muchas de las características intrínsecas de la llamada Web 2.0: crear, compartir, colaborar y participar de manera activa en la construcción del conocimiento.

3. Ser legales, no piratas.

Supuesto 3.
En clase de dibujo se van a dar unas sesiones de diseño asistido por ordenador. Para ello el profesor va a usar un programa para el que el centro tiene licencia pero que no permite la copia del mismo para otros usos fuera del aula. Los alumnos le piden al profesor una copia ya que desean practicar en casa. El profesor lo deja y los chicos ya se organizan para copiarlo. Además, mira que suerte, Juan trae a clase una versión ampliada pirata pero que trae unos cuantos complementos muy interesantes. Se instala en clase y el “profe” decide hacerse una copia.


Hasta hace relativamente poco tiempo el software que teníamos a nuestra disposición era muy limitado y, por supuesto, de pago. Era muy complicado mantener un aula de informática con los presupuestos asignados.

Más tarde surgieron las licencias para centros educativos y estudiantes que hicieron que mantener una situación “legalizada” en las aulas fuera más fácil.

Image Sin embargo, hoy por hoy, la situación ha mejorado sustancialmente: la aparición del software libre y de las herramientas Web 2.0 hacen que tengamos muchas alternativas para elegir.

Image Como la mejor manera de educar es mediante el ejemplo, debemos esforzarnos en usar software legal: Linux, openoffice, gimp, aplicaciones online,… son tantas las alternativas al software de pago que este aspecto ha simplificado la vida a los usuarios del aula de informática. ¡Lo más sencillo es ser legal! 

4. Ser sinceros: no mentirosos.

Supuesto 4.
Carlitos, un alumno de quinto de primaria está muy contento ya que en clase los amigos le han enseñado a hacerse una cuenta en el Messenger para poder chatear por las tardes. Sólo había que decir que era mayor de 18 años, “clicar” en un cuadrito y en un botón de Aceptar. ¡Ha sido muy fácil!

Image 

Muchas aplicaciones que existen en línea exigen una comprobación de la edad, de la identidad y aceptar ciertas condiciones para entrar y usarlas. Hay que ser cuidadosos con las páginas que frecuentan los chicos y no fomentar la falta de sinceridad. Igual que no dejamos ver una película calificada para mayores de 18 años a nuestros hijos tampoco deberíamos hacerlo con los sitios en los que se exige esta edad para acceder, aunque nos parezcan inofensivos a priori.

A un menor de edad es relativamente sencillo engañarle y sonsacarle información sin que él sepa la gravedad de lo que está pasando. Imaginen por un momento que Carlitos, en su recién estrenado Chat es visitado por algún adulto sin escrúpulos, que le promete un balón firmado por lo jugadores de Real Madrid. A cambio, sólo le tiene que proporcionar un “numerito” que está en una de las tarjetas de papá, aquella que pone Visa. Es sólo un ejemplo, pero seguro que a cualquiera se le ocurre cientos de situaciones a las que se está exponiendo este menor de edad y para las cuales todavía no tiene la suficiente madurez.

5. Ser elegantes en la exposición de nuestros puntos de vista y opiniones.

Supuesto 5.
El profesor de Filosofía ha decidido usar un blog para abrir un debate sobre un problema ético a sus estudiantes. La actividad se está desarrollando bien pero el profesor advierte que algunos de los comentarios están siendo anónimos y muy ofensivos ¿Qué hacer?
Image

En esta Web 2.0 se nos pide nuestra opinión en todos los sitios: foros, blogs, wikis, requieren de nuestra participación activa. Pero como en todos los sitios nos podemos encontrar a usuarios que hacen un mal uso de está libertad de expresión. Por ello es importante identificarlos y hacer uso de la máxima “Don’t feed the troll”, vamos, que lo mejor es ignorar a estos individuos.

También debemos enseñar a nuestros alumnos a evitar estos comportamientos. Hay que saber expresar las opiniones y las discrepancia con elegancia y sin ofender al otro. Por supuesto, tampoco se debe usar el anonimato para descalificar o insultar al otro.

En entornos controlados, como puede ser un blog de clase, la solución es sencilla ya que se puede habilitar la moderación de los comentarios y no permitir, en ningún caso, los comentarios anónimos. Esto tiene una doble ventaja, ya que por un lado fomentaremos que el alumno sea valiente a la hora de argumentar y exponer sus ideas públicamente y, por otro lado, no se acostumbrarán a actuar desde el anonimato.


6. Respetar los datos personales de los demás.

Supuesto 6.
Un grupo de alumnos decide gastar una broma pesada a una compañera de clase: entran en una página de contactos y elaboran un anuncio poniendo los datos personales y reales de su compañera.
Al cabo de unos días los padres de esta alumna están desesperados, el teléfono de su hija está recibiendo llamadas de individuos solicitando sus servicios.
Indagan en la hoja y después de muchos correos y amenazas de denuncias consiguen retirar los datos de su hija, menor de edad.

Image 

La aparición de los móviles de última generación, capaces de hacer fotos y videos gran calidad junto con la posibilidad de tener en unos minutos una cuenta en Internet (youtube, fotolog…) hacen que nuestros chavales puedan colgar en la red rápida y fácilmente todo tipo de material personal.

Se trata de un problema recurrente: saber diferenciar entre lo que se puede hacer y lo que se debe hacer. Nada nuevo, por supuesto. Sin embargo la difusión de imágenes de menores o de sus datos personales, es un asunto peliagudo que nos afecta a todos, alumnos, padres y docentes de diferentes maneras.

Al profesor le bastará, en la mayoría de los casos, una autorización paterna para poder difundir fotos, vídeos o los trabajos de los alumnos en Internet sin problemas.

Los alumnos, sin embargo, deben entender lo grave que puede ser colgar un vídeo o una foto de alguno de sus compañeros o de sus profesores, grabados o tomados sin el consentimiento de los afectados. Está tarea se ve dificultada por el hecho de que este tipo de conductas se ven a diario en programas televisivos que basan su programación precisamente en difundir rumores e imágenes “robadas” a personajes de actualidad.

Hay que entender que estos hechos, en muchos casos, pueden estar penados por la ley y son perfectamente denunciables. En estas situaciones habrá que recurrir a la ley de protección de datos y a la ley del menor. También existen algunas asociaciones, como “La Asociación de Internautas” [http://www.internautas.org/ ] que pueden asesorarnos ante problemas concretos.

7. Ser críticos con la información publicada en Internet.

Supuesto 7.
Marcos llega alarmado a clase: ha descubierto una página Web [http://www.bonsaikitten.com ] en la vende gatitos criados en botellas. Está tan impresionado que propone en la tutoría “hacer algo” ante tamaño despropósito.

En la red podemos encontrar numerosos bulos o engaños, que circulan por numerosas páginas y blogs. Este tipo de trampas tiene un nombre en inglés: Hoax y existen algunos sitios dónde podemos consultar los más conocidos o, incluso, denunciarlos [http://www.rompecadenas.com.ar/].

Estamos en una sociedad en la que cualquier información que se pública o se muestra en la radio, en la prensa o en la televisión se da por válida por el mero hecho de estar en un medio de comunicación.

Es fundamental inculcar a nuestros alumnos un sentido crítico ante lo que encuentran publicado en la red: no todo lo que se puede leer en Internet es verdad, objetivo y/o fiable. En realidad, se debería partir de la máxima contraria: todo es falso hasta que no demostremos que es cierto, contrastemos la veracidad de las fuentes y analicemos lo leído.

Conclusiones

Por supuesto no hay nada nuevo bajo el sol: no hay que educar en valores nuevos sino en los mismos valores fundamentales pero en un entorno diferente. No podemos confiar en el sentido común de los chicos y chicas que pueblan nuestras aulas, ya que asisten al colegio para formarse y elaborar su propio sentido común, y este es consecuencia directa de la educación.

Los docentes, y por supuesto, también los padres, debemos asumir con urgencia esta tarea. Tarea difícil y complicada, que nos exigirá educarnos digitalmente a todos nosotros pero que en ningún caso debemos pasar por alto.


Referencias


Marc Prensky [1]. On the Horizon (NCB University Press, Vol. 9 No. 5, October 2001)

Enlaces recomendados




Para referenciar este artículo: 

Fernández, C. (2007) Educación para la ciudadanía DIGITAL. Revista BITS-ESPIRAL, 9, noviembre de 2007. Disponible en http://ciberespiral.net


 Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
 
 
< Anterior   Siguiente >

Assemblea 2010

assemblea2010_banner130px

Educ@party

Expoelearning

IV Edublogs!

 edublocs_banner160px.jpg

Postgrau UOC-Espiral

Postgrau UOC-Espiral

L'Escola!

banner_escolahivern.jpg
© 2013 Espiral, educació i tecnologia
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.